“Al toro por las astas” planifiquemos nuestra sucesión

13 julio, 2017
382 Vistas

Por: Maria Isabel Tejada

Maria Isabel Tejada

Siempre he tenido una especial preocupación por el tema de las herencias.

Cuando tenía diez años, sin querer, escuché una “conversación de grandes” en la casa de una amiga que me impresionó: hablaban de una familia que había peleado por la herencia de sus padres a tal extremo que un hermano lanzó a otro un cuchillo, que quedó clavado en la puerta de la cocina, en una disputa por la herencia del anillo de matrimonio de su madre.

Este relato me impresionó mucho no solamente por la agresividad narrada, sino porque mi familia era muy unida y me aterró la idea de pensar en una pelea así cuando mis abuelos partieran.  Mis abuelos, inmigrantes españoles junto con la querida tía abuela María, tuvieron 12 hijos los que a su vez tuvieron 40 hijos y yo soy una de estos.  En la casa de mis abuelos, a pesar del fuerte temperamento español siempre presente en las conversaciones de sobremesa y la cantidad de gente y variedad de pensamientos, siempre hubo unión y cariño.  Una unión y cariño basados en una profunda fe católica pero además propiciados por una abuela inteligente que supo formar a sus hijos y crear el ambiente apropiado para que ellos y sus hijos se mantengan unidos.  La casa de mis abuelos siempre estaba llena de gente y cualquier evento era una buena ocasión para reunir a la familia.  Las Navidades, sin duda, eran por lejos el evento del año. Almuerzos multitudinarios pero bien organizados en los que los hijos y los nietos jugábamos y hacíamos shows muy aplaudidos. Las semanas previas celebrábamos cada Adviento con una reunión en la casa de los abuelos en la que cantábamos y rezábamos alrededor del pesebre aún sin el Niño y luego tomábamos lonche.

Es por eso que, al regresar de la casa de mi amiga, sentada en la cocina con mi abuela, no pude evitar contarle con tristeza lo que había oído e inocentemente proponerle que, para evitar cualquier conflicto, cuando ella muriera me dejara a mí su anillo de matrimonio. Así, pensaba, mi familia nunca pelearía cuando mis abuelos partieran.

En 1985, cinco años después de aquélla conversación, mi abuela fue diagnosticada con un cáncer terminal que se la llevó en muy pocas semanas. Ella no había hecho testamento, así que estando muy grave empezó a ordenar su sucesión en la parte que ella pensaba debía manejar: sus joyas y el menaje relevante de la casa.  Ella repartió justa y cuidadosamente cada uno de estos bienes entre sus hijos. La empresa y la casa familiar quedarían con mi abuelo hasta que él también partiera.

Días después de su partida me enteré que mi abuela había encargado a mis tías entregarme su anillo de matrimonio.  Mi emoción y alegría fueron grandes no solamente porque estando ella muy grave había recordado y atendido nuestra conversación de hacía cinco años, sino porque pensaba que esto era una buena señal y que todo saldría bien con su herencia y la de mi abuelo.  Era como un guiño de complicidad de mi abuela al partir. La sucesión de mis abuelos entonces fue ordenada y armoniosa. Yo me casé y utilizo el anillo de matrimonio de mi abuela y mis tíos y primos y ahora mi esposo, hijas y sobrinos nos reunimos todos los años en cada Adviento y en cada Navidad de la misma manera que cuando mis abuelos vivían.

Pero las cosas no siempre son así.  De hecho no fue así en la familia a que me refería en un inicio y que originó aquella conversación con mi abuela y que ella me heredara su anillo de matrimonio.  Por ello es fundamental que, sin importar nuestra edad o el patrimonio que tengamos, planifiquemos nuestra sucesión.

Esto es más relevante aún si somos los líderes de una familia que participa de una empresa, pues aquí no solamente está en juego la armonía familiar que en mi opinión es lo más importante, sino también el patrimonio logrado seguramente con muchos años de esfuerzo (y que deseamos disfruten nuestros hijos y nietos) y el trabajo de  las personas que laboran en la empresa, así como el aporte de la empresa a la economía y sociedad.

La planificación de la sucesión ciertamente debe implicar la ejecución de una serie de actos en su mayoría legales que pueden ir desde el simple otorgamiento de un testamento hasta la elaboración de un protocolo familiar en el que se regulen las relaciones de la familia empresaria con la empresa.  Pero estos actos deben ir acompañados de otros en el ámbito personal para asegurarnos una sucesión armoniosa.  En efecto, la formación en los valores de la familia y la educación de nuestros sucesores, junto con la implementación de actividades que fomenten la unión y armonía familiar son fundamentales para asegurar una sucesión ordenada, adecuada y armoniosa.

Pensar y planificar la sucesión en materia personal y empresarial no es cosa fácil y por ello y probablemente por el temor de pensar en nuestra propia muerte, muchas veces dejamos este asunto tan importante de lado. Sin embargo, regular razonablemente nuestra sucesión sea como miembros de una familia o como titulares de una empresa, puede generar muchos beneficios, tanto personales, como familiares y sociales.

Debemos entonces tomar al “toro por las astas”, hacer un esfuerzo y planificar nuestra sucesión.  Sus hijos, trabajadores y la sociedad, se lo agradecerán.

Puede interesarte

Nyrstar finaliza la venta de su Mina Contonga En Perú
Fusiones y adquisiciones
60 vistas
Fusiones y adquisiciones
60 vistas

Nyrstar finaliza la venta de su Mina Contonga En Perú

Lawyer - 15 septiembre, 2017

La compañía minera Nyrstar, con sede en Bélgica, anunció que la venta del yacimiento minero Contonga se completó exitosamente luego de…

Día Internacional de la Democracia
Día Internacional de la Democracia
69 vistas
Día Internacional de la Democracia
69 vistas

Día Internacional de la Democracia

Lawyer - 15 septiembre, 2017

Por: Alexander Antialón Conde* Mediante Resolución A/RES/62/7 del 8 de setiembre del 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas…

Virgin Mobile vende su filial en el Perú a GPS IPCOM ESPAÑA
Fusiones y adquisiciones
25 vistas
Fusiones y adquisiciones
25 vistas

Virgin Mobile vende su filial en el Perú a GPS IPCOM ESPAÑA

Lawyer - 15 septiembre, 2017

Virgin Mobile Latin America confirmó la venta total de sus activos en el Perú a GPS IPCOM ESPAÑA S.L.U., empresa…

Déjanos un comentario