Qué papel debe cumplir la universidad peruana con respecto a la empresa y el estado

13 julio, 2017
176 Vistas

Enrique Bedoya Sanchez

Entrevista al Dr. Enrique Bedoya Sanchez, vicector de la UAP, primer Vice-Presidente de la Asamblea Nacional de Rectores y Presidente de la Honorable Academia Mundial de la Educación.

¿Cuál le parece que es el rol actual que debe cumplir la Universidad Peruana con respecto a la empresa y el estado?

Es sabido que el rol actual de la universidad tiene relación directa con el desarrollo científico tecnológico del país, pues es el ente que crea el conocimiento y con ello catapulta el desarrollo económico y social de la nación. Sin olvidar el principio de subsidiaridad propio de una economía social de mercado como la nuestra, siendo la participación del Estado básica en la educación. Por consiguiente la universidad es el cerebro y motor al servicio del desarrollo del país, generadora del cambio y de la innovación.  En ese sentido la universidad es el mayor aliado del Estado y de la Empresa. Con el Estado, para encarar  mediante el conocimiento, los grandes problemas nacionales y buscar el bienestar y desarrollo social tan anhelado.  Con la empresa para colaborar, por intermedio de la investigación, tecnología y de la innovación, el mejoramiento de la producción, productividad y competitividad.  Por ello el rol de la universidad peruana con respecto al Estado y a la Empresa es fundamental; debiendo propiciar un permanente y eficaz esfuerzo de orientación y coordinación.  La universidad no es una isla, es un enclave en la sociedad.  Es por eso que hoy día, la universidad se vuelve un tanto Estado y Empresa;  y el Estado y  la Empresa, en tanto Universidad.

Sostengo que el desarrollo de mi país depende del esfuerzo y apoyo coordinado del Estado de la Empresa y de la Universidad.  Siendo la participación de esta última, vital.

Desde el punto de vista de responsabilidad social universitaria como se puede contribuir más con el desarrollo de la sociedad.

La universidad por definición, y por si misma, tiene un gran contenido de responsabilidad social.  Yo diría que no se requiere de un mayor compromiso con la responsabilidad social. Bastaría que la universidad  cumpla responsablemente y con seriedad los fines y objetivos para la que ha sido creada, ligada a la generación y uso del conocimiento para el mejoramiento del desarrollo del país, y de la calidad de vida de la población; a la formación de una “masa critica” de personas entrenadas y educadas para encarar con responsabilidad social, los desafíos que exige el crecimiento; con ética; defensora de los derechos humanos, con formación cívica patriótica; pluralista, democrática, inclusiva, solidaria, etc.  Me parece que esto es el compromiso de responsabilidad social de la universidad más que suficiente  para  que contribuya con el desarrollo de la sociedad.

No hay que confundir,  la responsabilidad social universitaria, con lo que  mayormente se relacione con los esfuerzos “asistencialistas”  de ayuda con “bolsas económicas” o de prendas de vestir, que  regalan las universidades o los estudiantes en las visitas a los pueblos más necesitados y marginados de la sociedad.  Eso no esta mal, es una ayuda.  Pero la responsabilidad social universitaria debe corresponder a la aplicación del conocimiento, u de los esfuerzos institucionales para crear unidades de producción, generadora de empleo y oportunidades para los mas necesitados ampliando fronteras de progreso y reconversión de los recursos humanos marginados.  Esa es la tarea, a través de programas de extensión y promoción social.

Cree que la universidad peruana tiene que aportar incluso más con respecto a la educación en el país.  Es un rol del Estado pero las universidades privadas pueden aportar más desde un punto de vista de responsabilidad social educacional.

Si lo creo. La universidad Peruana tiene que aportar más con respecto a la educación del país, eso lo tengo claro.  Sabemos que es rol del Estado; pero no solo exclusivo de él, también lo son de los otros actores como la familia, la Empresa, la Universidad, y de todos.

Sin embargo la universidad como institución del más alto nivel de educación, no puede ni debe divorciarse de los procesos educativos y necesidades de las diferentes  y modalidades del sistema educativo nacional.  (básicos, intermedios, técnicos, educación para el trabajo, etc).    Entendemos que la universidad tradicionalmente se ha preocupado de la enseñanza preferentemente a su nivel, desconectada de la realidad y de la cadena educativa del país. Sin entender que la educación es un proceso contínuo, permanente, integral y sistémico; y, por esa razón una gran parte del bajo rendimiento de los estudiantes universitarios, se debe a la insuficiente preparación en la etapa escolar previa a los estudios universitarios.  Por consiguiente a la universidad peruana le corresponde participar activamente para modificar y rebajar los alcances de una enseñanza segmentada y desconectada entre sí.

Con respecto a la universidad privada sugiero que debe ser más agresiva desde el punto de vista de la responsabilidad social educativa, ofreciendo mayores ofertas de  becas y facilidades de pagos de pensiones;  generando programas innovadores de desarrollo social para los diferentes participantes en la cadena educativa del país; promoviendo acciones conjuntas con el Ministerio de Educación, Gobiernos Regionales y  locales, instituciones públicas y Empresas (publicas y privadas) para fomentar programas educativos en zonas deprimidas o de escasos recursos;  desarrollando programas de innovación tecnológica y de formación de recursos humanos para el trabajo; promoviendo fondos para la investigación y desarrollo a favor de la educación básica e intermedia, así como en apoyo para los docentes que acrediten trabajo, producción y fecundidad  científica en los temas de responsabilidad social educacional.  Pero que esto se dé en forma efectiva, el Estado debe respetar  las reglas de juego y garantizar la participación de la inversión de la universidad privada, como corresponde a un Estado de Derecho que garantiza  libertades y respeta compromisos.

Por otro lado, creo que el Estado tiene que crear las condiciones y mecanismos para concertar con la universidad privada, y asegurar su mayor participación en la responsabilidad social educacional, especialmente en los niveles básicos, secundaria y técnica.

El desarrollo de la investigación en universidades de otros países se puede apreciar de modo notable, sobre todo cuando la universidad aporte al Estado conocimientos para la realización de proyectos de mucha valía.  ¿En el Perú le parece que no se da este proceso?

Efectivamente no aprecio, por parte de la Universidad Peruana, aportes en investigación significativa en ayuda a los planes de desarrollo nacional.  En realidad la escasa y de poca significación.

Las causas son muchas, pues entre ellas se puede citar la escasez de fondos por parte del Estado; carencia de investigadores especializados y formados para dicha actividad, carencia de Bibliotecas especializadas, laboratorios, centros de computo; investigación no ligada a la producción y divorciada de los procesos de la educación nacional, etc., sería largo enumerar.
Adicionalmente, considero que debe revisarse la política de investigación nacional, en términos de incentivos, comodidades y motivación para quienes la realizan y la necesitan.

Del mismo modo el Gobierno tras apoyar la investigación científica apoya del mismo modo la transferencia de conocimientos hacia las universidades.

Con toda sinceridad debo señalar que no se aprecio una presencia efectiva por parte del Estado para apoyar la investigación.  Su participación  es insuficiente y también lo es en el tema de la innovación en nuestro país.   Debo enfatizar que invertir en ciencia, tecnología e innovación no es un lujo, sino una necesidad.

Recordemos que la principal fuente de riqueza en estos tiempos y en el futuro, esta ligado al uso y a la generación del conocimiento.  La investigación se ha convertido en los últimos decenios, en la principal fuente de producción; y así lo han entendido otros países que llevan la delantera.

Considera igualmente, el apoyo a la investigación científica y la transferencia del conocimiento hacia las universidades, deben realizarse con independencia de todo poder político y  económico.  Y para que esto se realice de una manera adecuada, debe girar alrededor de los centros e institutos de investigación y no girar alrededor de los cargos administrativos y autoridades universitarias, que no siempre están interesados en la investigación.  Debo también acotar, que los investigadores ya no trabajan aislados, sino integrando equipos multidisciplinarios e interdisciplinarios integrando verdaderas redes de investigadores, según  sus especialidades.  Además asociados con otras instituciones dedicadas a esta actividad.  Allí se da también, la transferencia del conocimiento.  El Estado debe apoyar estas formas.

¿Le parece que debido al poco desarrollo de la innovación tecnológica en el país estamos perdiendo oportunidad de desarrollar nuevas carreras que tienen que ver con las ciencias como las relacionadas con la ciencia biológica y la informática?

Si estoy seguro.  Cuando en un país existe poco desarrollo de innovación tecnológica, esta situación impide aprovechar las oportunidades de desarrollar nuevas carreras relacionadas con las ciencias y especialmente con las ciencias biológicas (ej. Biotecnología y Biomédica) que son las que  apuntan al  desarrollo y  productivo y originan grandes beneficios a nivel global de la sociedad.

Otros países como Chile, por ejemplo, cuentan con un “sistema de innovación nacional” (SIA) cuyos objetivos son: absorción de la tecnología extranjera, creación de la tecnología nacional, formación de recursos humanos y cuadros de alto nivel; y,  difusión de la tecnología.  Cuenta así mismo con políticas claras para impulsar la investigación científica, tecnológica y la innovación.  Deberíamos hacer lo mismo.

¿La innovación (háblese en general) puede ser vital para la transferencia de conocimientos hacia el sector productivo de nuestro país?

La innovación es vital para la transferencia de conocimiento hacia el sector productivo porque  incrementa su desarrollo y competitividad.  Recordemos que la innovación esta ligada a la producción; y al  desarrollo de la ciencia, lo que incide en la  mejor  calidad de vida global y genera un proceso de conocimiento en expansión que se convierte en la fuerza del progreso y del desarrollo nacional.

En qué medida y que ámbitos puede ser de importancia el rol de la empresa privada para apoyar la innovación y pueda trascender desde la universidad hacia el Estado.

La empresa privada tiene un rol destacado en la innovación.  Los países desarrollados lo son, porque apostaron a la investigación científica y tecnología, vinculando las ciencias, a las invenciones y a la  innovación.

Es el caso por ejemplo de los EEUU, que nos indica que la primordial fuente de recursos y oportunidades para la investigación no se encuentra en la universidad sino en las empresas.

Para el caso particular del sistema nacional de innovación de nuestro país, la presencia de la empresa es fundamental, pero también para el    Estado y la Universidad.

Considero que el ámbito de atención de la empresa privada en la innovación, debe ser preferentemente,  en el desarrollo de la tecnología y en la participación del fortalecimiento de la infraestructura tecnológica nacional, así como en el apoyo a la difusión tecnológica.

Otro ámbito de aplicación, sería en los programas de formación de recursos humanos de alta calidad en los procesos productivos de las empresas, colaborando con el estado para desarrollar una infraestructura de información de cobertura nacional; y, mejorando la producción y productividad propia, invirtiendo en tecnología de punta para ser competivos y potenciar su capacidad de acción y buen uso de sus recursos.

Principalmente cuál es el compromiso que debe existir por parte del empresario peruano.

El empresario peruano ha demostrado una actitud positiva y valiente; de imaginación innovadora y de entrega, lo que ha ayudado al crecimiento del país. Ha sido pues un factor dinámico en la economía nacional.  Por ello  expreso mi reconocimiento y las felicitaciones del caso.  Sin embargo algunas sugerencias no están demás.  A mi juicio el mayor compromiso por parte del empresario peruano es de “jugarle limpio al Perú”, con transparencia; responsabilidad social, ética empresarial comercial  y valores morales.

Adicionalmente considero, que se requiere de un compromiso real para con su propia empresa, esto es gestionándola inteligente, racional y oportunamente, para obtener la rentabilidad y el éxito esperado.

El país no quiere empresas mediocres, de baja calidad, con pérdidas y maquillajes financieros.  Quiere empresas sólidas y formales, que cumplan con sus obligaciones legales, tributarios y comerciales tanto interno como externamente.  Que paguen sus impuestos oportunamente; que ofrezcan remuneraciones justas y razonables,  que apliquen procesos productivos y servicios de calidad, manteniendo un buen clima laboral; y, aplicando un liderazgo transformacional justo y equitativo, con visión de futuro y actitud triunfadora;  motivado por lo que hace y por lo que logra, tanto para su crecimiento personal, como para en el crecimiento del país en general.

Puede interesarte

“El abogado independiente”
Opinión
159 vistas
Opinión
159 vistas

“El abogado independiente”

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por: Willy Ramírez Chávarry* Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado…

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
99 vistas
Opinión
99 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
171 vistas
Jurisprudencia
171 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Déjanos un comentario