“La innovación no es optativa es una necesidad” está bloqueado La innovación no es optativa es una necesidad

31 julio, 2017
375 Vistas

Apuestan por una cultura de inteligencia tecnológica

Por: Camila Alexandra I. Villalva:

Top Lawyer conversó con la Dra. Claudia Fernandini , gerente general de Clarke, Modet & Co Perú, quien analiza la relación entre innovación y propiedad intelectual y hace hincapié en la necesidad de apoyarse en la vigilancia e inteligencia tecnológica para estar a la altura del mercado y los cambios constantes. 

¿Cuál es la relación entre innovación y propiedad intelectual?

La propiedad intelectual es como el título de propiedad de la innovación.  Para que la innovación sea un bien transable por sí mismo, tiene que tener un título de propiedad, de preferencia una patente.

La propiedad intelectual es una herramienta que es relevante en todas las fases de la innovación, tenemos que superar el concepto de Propiedad Intelectual de “mera tenencia” de registros. Una vez obtenido el registro de una marca, de una patente o de un derecho de autor, las empresas deberían preguntarse ¿y ahora qué?

¿Entonces si ya se tiene el registro de la marca y la patente, y ahora qué?

En una palabra: Rentabilizar. Para rentabilizar la cartera de propiedad intelectual, la empresa debe armar su cartera con una estrategia bien definida. Las empresas deben contar con información de los antecedentes tecnológicos antes de iniciar cualquier proyecto (lo que llamamos inteligencia tecnológica), deben saber dónde, cómo y con qué medios se va a comercializar la innovación. Eso pasa por conocer los mecanismos de tratamiento del conocimiento compartido, los de licenciamiento y los de contratación (transferencia tecnológica).

Hablamos de algo tan fundamental como conocer qué se protege y qué no. Qué vías utilizar, saber cómo transferir tecnología y cómo recibirla con seguridad, cómo manejar contratos que abarquen estos conceptos, cómo establecer pactos con el personal que trabaja con información sensible, cómo internacionalizarse con garantías, cómo obtener financiación con la propia propiedad industrial que se genera, cómo coordinar a los distintos departamentos de la empresa, etc.

Puede explicarnos un poco más sobre la “inteligencia tecnológica” que mencionó hace un momento? Suena a espionaje…

(Risas). El nombre se inspira en la inteligencia militar, pero es obviamente legal y de uso obligado por empresas innovadoras. Cuando le preguntas a un empresario peruano cómo se mantiene enterado de las tendencias tecnológicas en su sector, normalmente te responderá que asistiendo a ferias, por medio de buscadores en la web, por medio de sus contactos, leyendo noticias, etc.  Pero está viendo solamente la punta del iceberg y no se está enterando de la verdadera innovación, aquella que está en los documentos de patentes y las publicaciones científicas, y que no llegará al mercado hasta dentro de unos cuantos años.

Los productos tienen ciclos de vida cada vez más cortos y al mismo tiempo las inversiones en tecnología son cada vez mayores.  Esto significa que las inversiones en tecnología se tienen que amortizar en menos tiempo y por lo tanto necesitamos reducir el riesgo en la toma de estas decisiones.

La “vigilancia tecnológica” –que también es un servicio que desarrollamos- es necesaria en la medida que las empresas necesitan saber en qué tecnologías se está trabajando, qué productos se están desarrollando, que tecnologías van quedando obsoletas y cuáles las van reemplazando.  Pero la vigilancia tecnológica mira el pasado, aquello que ya existe.  Y las empresas quieren “anticipar” las tendencias, quieren saber a dónde apunta la tecnología y en qué áreas presumiblemente será más interesante investigar e invertir. Esa es la información que brindamos en nuestros informes de Inteligencia Tecnológica.

Pero si una tecnología está protegida mediante una patente, para usarla es necesario autorización del titular. 

Solamente si la tecnología tiene patente vigente en nuestro país. De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), el 90% de las invenciones mundiales se pueden encontrar en las patentes.  Cada año se publican un millón de nuevos documentos de patente. En el Perú se presentan al año alrededor de 1,200 nuevas solicitudes, mientras la OMPI recibe al año vía el Tratado de Cooperación de  Patentes (PCT) más de 100.000 solicitudes de patentes. Lo que evidencia que existe una abrumadora cantidad de información tecnológica contenida en las patentes que no está protegida en el Perú, por lo cual puede aplicarse libremente.  No la estamos aprovechando.

Tengamos en cuenta que  la legislación de patentes varía, principalmente en cuanto a la materia patentable.  Lo que no es patentable en nuestro territorio, podría sí serlo en otros países, y debemos tenerlo en cuenta tanto para identificar oportunidades (por ejemplo, patentes relativas a materia no patentable en el Perú, las cuales se podrán usar gratuitamente en nuestro país) como para evitar vernos perjudicados (cuando desarrollamos un invento y pensamos que no es patentable en ninguna parte del mundo por el solo hecho que aquí no es patentable).

¿Qué falta en el Perú para impulsar la innovación tecnológica? ¿Debe cambiarse la legislación?

Si bien la legislación es importante, para que las herramientas de propiedad intelectual contribuyan a impulsar la innovación tecnológica en el Perú, lo más importante es impulsar un cambio cultural.

La legislación debe contribuir a un fin y éste ha de ser el de mejorar la competitividad de nuestro país, porque la innovación no es optativa, es una necesidad. No es suficiente con que la legislación exista, sino que ésta debe rendir frutos. Es preciso dar a conocer la normativa de propiedad intelectual, hacer pedagogía con ella entre los actores de la innovación y el público en general.

En el Perú no tenemos aún cultura de patentes, no la tienen los investigadores, ni los empresarios, ni la población en general. El concepto de proteger el conocimiento desarrollado producto de una investigación, no lo manejamos. Esto dificulta la internacionalización de nuestros productos. Nos impide transferir tecnología y compartir conocimiento obteniendo a cambio regalías y otra tecnología. Las investigaciones en el Perú no solamente no se traducen en patentes, sino que con frecuencia se olvidan medidas fundamentales de protección de la titularidad y confidencialidad de la información generada. Tomamos muchas medidas para proteger los bienes tangibles como los inmuebles, los vehículos, pero olvidamos tomar medidas básicas para proteger la información.

¿Y qué es lo que sucede ante esta inactividad?

Bueno, el innovador obtuvo cierta ventaja de mercado durante el tiempo que le tomó a su competencia copiarlo, pero de haber tenido una patente su ventaja le podría durar hasta 20 años. Esa ventaja además se podría traducir en ingresos por regalías por licencias. La OMPI acaba de informar en su estudio sobre la innovación, que a nivel internacional los ingresos por regalías se han disparado de 2.8 billones de dólares en 1970 a 180 billones de dólares en 2009.  El mercado del conocimiento está creciendo a un ritmo acelerado.

Una cartera de patentes también puede permitir a su titular el acceso a tecnología de terceros por acuerdos de licencias cruzadas.  Le podría dar una herramienta de negociación y de financiamiento puesto que es posible valorar una propiedad intelectual y obtener financiación negociando con ese valor y poniéndolo como garantía de operaciones crediticias y de inversión. Se está haciendo ya en China e incluso con patentes cubanas. Le permitiría mostrar a los accionistas o contribuyentes un resultado concreto de la inversión en investigación, que con un adecuado manejo permitiría generar mayor valor. El valor de una empresa hoy en día radica ya más en sus intangibles que en sus tangibles.

¿Y que hay de las marcas?

Las marcas cierran el círculo de la innovación. Solo es innovación aquello que se vende, que llega al mercado y es aceptado por la sociedad. Esto de acuerdo con casi todas las definiciones de innovación, entre ellas la del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua que dice que innovación es la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. Para poner en el mercado un producto es preciso que sea distinguido con una marca. De ahí la importancia de los signos distintivos a la hora de culminar el ciclo de la innovación.

Ha hablado de una estrategia de patentes. ¿Cómo decide una empresa qué hacer?

La decisión de patentar un invento en un país determinado, se toma principalmente en función de criterios de mercado y de estrategia de la empresa. Se toma en consideración el mercado que representa o puede representar en el futuro, así como la presencia de competidores. Luego se analiza la legislación de patentes del país, especialmente en cuanto a materia patentable y requisitos de redacción. Además, se analiza la predictibilidad y objetividad en la aplicación de las normas de la materia, así como su efectividad al momento de hacer valer los derechos. El registro de una patente es una importante inversión, producto de una estrategia y planificación, que de nada sirve si luego no existen los medios legales para hacer valer los derechos que devienen de ella.

Por ello, el país donde más patentes se solicitan es Estados Unidos. Entre las razones están:, por el mercado que representa, la amplia materia patentable que incluye temas relacionados a plantas, métodos de negocio, procedimientos terapéuticos, y la posibilidad de hacer valer los derechos de patente, con importantes valores económicos.

¿Y en el Perú?

Nuestra legislación es moderna, si bien conservadora en cuanto al ámbito de lo que es patentable. Su principal atractivo viene dado por el mercado que el país representa y el desarrollo industrial del sector. Así en Perú probablemente se soliciten pocas patentes de la industria aeronáutica, pero sí una mayor proporción relacionadas con harina de pescado y minería. La autoridad administrativa es efectiva para hacer valer los derechos de patente. No obstante una eventual indemnización debe verse en el Poder Judicial, ésta no alcanza los niveles acostumbrados en los países más desarrollados.

Ahora, si nuestra patente estuviera protegida en el exterior y nuestro derecho es vulnerado, los criterios indemnizatorios serían los correspondientes al país donde se hubiera cometido el hecho infractor. De ahí la importancia de la protección internacional, particularmente en territorios donde tengamos intereses económicos y de explotación, o los países donde estén nuestros competidores, incluso por vía indirecta a través de una licencia.

Ha mencionado un tratado llamado PCT, ¿cuál es su importancia?

El Acuerdo de Cooperación en Materia de Patentes, conocido como PCT por sus siglas en inglés, enmendado en 1978, entró en vigencia en el Perú el 6 de junio de 2009.  Este tratado establece una única solicitud internacional con la cual pedir simultáneamente protección en todos los países designados, así como una búsqueda internacional, un examen preliminar internacional. Además, otorga un plazo de 30 meses desde la fecha de la prioridad para entrar en la fase nacional que debe seguirse en cada país de interés (en contraposición a los 12 meses de prioridad que establece el Convenio de París).

Este tratado reduce los costos iniciales de la tramitación de patente, uniformiza los requisitos de forma. Además, incrementa el plazo para evaluar y efectuar la inversión en la protección de la patente en los países de interés. Con frecuencia este plazo es utilizado para negociar acuerdos, evaluando el interés comercial que despierta el invento. Sería de esperar que con motivo de esta adhesión en el futuro se incrementen las solicitudes de patentes en Perú.

De las patentes que se solicitan en Perú, ¿qué proporción son nacionales y extranjeros?

La mayoría de las solicitudes de patentes de invención presentadas en el Perú corresponden a solicitantes extranjeros; es decir, los extranjeros se protegen cuando vienen al Perú (y en cambio nosotros no lo hacemos aún cuando vamos al extranjero). Los solicitantes nacionales suelen ser inventores a título personal. Sorprende y preocupa la ausencia de patentes de nuestras grandes empresas. Con la entrada en vigencia del PCT, esta desproporción entre solicitantes nacionales y extranjeros se mantendrá e incluso acentuará si no hacemos un esfuerzo por cambiar la falta de cultura de patentes en nuestro país. Por nuestra parte estamos dispuestos a contribuir en este empeño mediante la difusión vía conferencias, seminarios in-house, dictamos cursos en Universidades, convenios y cuanto pueda considerarse de utilidad a un fin que por ejemplo en España y Chile se definió como un “proyecto de Estado”. Me refiero a los planes de dichos países lanzados con el fin de estimular la innovación (programa Ingenio 2010 en España, CORFO y Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad en Chile).

¿Qué acciones debería realizar el Estado para promover el desarrollo de la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual, en especial patentes, debería formar parte de la currícula obligada de las facultades de ingeniería, biología, agronomía y de los centros tecnológicos.  Debería también formar parte de la currícula de las facultades y maestrías de administración del país, para que los futuros gerentes tengan las herramientas para proteger los elementos intangibles intelectuales de sus negocios, que son los que más valor agregan.

La investigación pública debe necesariamente partir de una evaluación del estado de la técnica, para no asignar recursos públicos en investigaciones ya realizadas y aprovechar suficientemente el conocimiento ya existente. Además se debe desarrollar una política de propiedad intelectual, y priorizar los proyectos de investigación que sean susceptibles de protección por patente, estableciéndose una adecuada estrategia de protección.  La investigación pública se realiza mediante el uso de recursos públicos, resulta lógico por lo tanto que los contribuyentes esperen que la investigación se traduzca en un resultado,  en beneficio del país.

Debe haber una sensibilización a las autoridades sobre la relevancia de la propiedad intelectual en el desarrollo de los pueblos. De cómo su tarea no es de contraparte sino de aliado para proteger, bajo el mando de la ley, los derechos de propiedad intelectual y estimular la protección y el desarrollo comercial y tecnológico.

Al igual que el Estado, ¿qué debe hacer el sector privado?

Corresponde a los investigadores públicos y privados informarse del estado de la técnica antes de planificar un proyecto, detectar el entorno competitivo de la tecnología e identificar los países, empresas y expertos líderes en la tecnología. Además, es importante estudiar alianzas, identificar nichos tecnológicos y oportunidades de mercado, detectar tecnologías emergentes y evitar invertir en tecnologías obsoletas. Es decir, corresponde organizar los proyectos de investigación de manera distinta, adoptando una política en la materia. Tanto el Estado como el sector privado deben priorizar proyectos de investigación susceptibles de  concluir en patente.

La investigación de patentes antes de iniciar un proyecto de investigación debería ser un paso obligado, para todos. El uso de la información tecnológica contenida en las patentes debería ser un paso obligado para intentar dar solución técnica a los problemas que nos aquejan, mediante el uso o adaptación de tecnología de libre uso.

Se trata de usar la información que proporcionan las patentes no solo para evaluar nuevos proyectos de investigación, sino también para evaluar riesgos, tomar decisiones especialmente en cuanto a inversión en tecnología, planificación, marketing, informarse acerca de tendencias de competidores, etc.

El Acuerdo de Promoción Comercial Perú Estados Unidos provee un marco para impulsar futuros proyectos de investigación que debe ser aprovechado.

¿No requerirá algún beneficio?

Establecer incentivos fiscales para promover la inversión en innovación tecnológica ha tenido buenos resultados en diversos países. Al margen de las medidas que se consideren, estos deberían requerir que la investigación concluya en una forma de propiedad industrial, ya sea patente, diseño industrial o secreto industrial, con el debido sustento.

En Chile, por ejemplo, la línea de Apoyo a la Protección de la Propiedad Industrial de la Corporación de Fomento a la producción “CORFO” es un subsidio que apoya el acceso a distintos mecanismos de obtención y protección de los derechos de propiedad industrial –en Chile y en el extranjero- asociados a los procesos de invención e innovación. Si bien esta línea no apoya la generación de la innovación en si, apoya su protección que es ámbito crucial en la cadena de la innovación. También se creó un incentivo tributario para los contribuyentes afectos al impuesto de primera categoría del Impuesto a la Renta. Estos contribuyentes tendrán derecho a un crédito tributario en los ejercicios asociados a los pagos efectuados en dinero, en virtud de Contratos de I+D celebrados con entidades inscritas en el Registro de Centros de Investigación administrado por CORFO.

¿Y en otros países qué sucede?

Es paradigmático el caso de los países de la Europa del Este cuando se incorporaron a la Unión Europea. Eslovenia, Estonia, Hungría, etc. figuran entre los que más han crecido en número de patentes. Algunos de ellos han superado a España en este concepto. Son países que han tenido claro que su crecimiento no podía sino venir de la mano de la innovación. De una innovación protegida. En China es igualmente asombroso el crecimiento del número de patentes (en 2008) han presentado casi 300.000 y el Gobierno Chino reconoce que “si no podemos proteger de manera efectiva los derechos de propiedad intelectual, la principal víctima serán los propios chinos”

Cómo contactar con Clarke, Modet& Co (Perú)
Teléfono: 51-1 461 2073
Fax: 51-1 460 5458
Web: www.clarkemodet.com.pe
Correo electrónico: info@clarkemodet.com.pe

Puede interesarte

“El abogado independiente”
Opinión
216 vistas
Opinión
216 vistas

“El abogado independiente”

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por: Willy Ramírez Chávarry* Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado…

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
147 vistas
Opinión
147 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
262 vistas
Jurisprudencia
262 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Déjanos un comentario