Homenaje a don Felipe Osterling Parodi al tercer aniversario de su fallecimiento.

30 agosto, 2017
194 Vistas

A propósito de conmemorarse el tercer año de su fallecimiento, recordamos como ejemplo de maestro universitario por antonomasia, quien durante medio siglo fue incansable difusor del derecho civil en los recintos de la PUCP. 

Con las líneas que fueron publicadas en nuestra edición impresa N° 14 rendimos homenaje a la memoria de don Felipe Osterling Parodi, quien dedicó una buena parte de su vida a que sus enseñanzas terminaran resguardando de un sector importante del Derecho; quien contribuyó con sapiencia, sobriedad, prudencia y maestría a liderar la elaboración del Código Civil  peruano de 1984 junto a destacados juristas (más adelante nombraremos) sólido cuerpo normativo que constituye la columna vertebral de las relaciones jurídicas entre las particulares; si bien no se trata de la ley mayor jerarquía, sí es aquella a la que más recurren los ciudadanos en sus vidas. En buena parte, nuestro país se lo debe a don Felipe Osterling, ejemplo de esos a quienes a que Perú debe tanto. 

Felipe Osterling Parodi

Felipe Osterling: Cuando los dioses juegan a favor 

“Me habían regalado un bellísimo ejemplar pura sangre, pero debía montarlo yo en todas las carreras”, esta es la frase que resume la vida de uno de los más importantes juristas y políticos del siglo XX y cuyos detalles podemos apreciar en ‘Páginas del viejo armario’, su libro de memorias (último libro), que publicó su segunda edición en el año 2013.

La vida de Felipe Osterling Parodi es como la de aquellos personajes de novela que empiezan probando suerte y terminan convirtiéndose en figuras importantes en la historia de un país.

De jovencito futbolero y timbero de barrio a senador de la República y ministro de Estado. En su libro de memorias “Páginas del viejo armario” -cuya última edición acaba de salir con dos capítulos adicionales- podemos recorrer junto a él su vida como jurista y su influencia en la historia de nuestras leyes y política nacional.

Hay una metáfora importante que usó el autor cuando le tocó asumir un cargo importante, y que resume lo que ha sido su vida: “Me habían regalado un bellísimo ejemplar pura sangre, pero debía montarlo yo en todas las carreras”. Y es que a lo largo de su vida profesional, Osterling fue puesto en situaciones de especial trascendencia, sin que él mismo las buscara de antemano, pero de las que supo extraer lo mejor y asumirlas con inteligencia y sabiduría. A más de uno, en cambio, esas mismas situaciones los hubieran hecho trastabillar y optado por no inmiscuirse en problemas.

Tenemos, por ejemplo, el momento en que siendo Ministro de Justicia, en el segundo gobierno de Fernando Belaunde Terry, enfrentó los motines de los penales del Sexto y Lurigancho. Y como después de toda tormenta vemos la luz, luego de lo cual tomó la decisión de que el recientemente recuperado Ministerio de Justicia se encargue de la calamitosa situación penitenciaria, impulsando su reforma.

Algunos quizá no recuerden que fue él quien con solo (38 años) presidió la Comisión Reformadora del Código Civil, cuerpo legal que se publicó en 1984 y que encabezó la lista de grandes personalidades como José León Barandarián, Carlos Fernández Sessarego, Félix Navarro Irvine (su tío), Valentín Paniagua, Jorge Vega García, Jorge Avendaño, Max Arias Schreiber Pezet, Héctor Cornejo Chávez, Fernando Vidal Ramírez.

Los más jóvenes, quizá tampoco recuerden que siendo presidente del Congreso de la República, el aún presidente Alberto Fujijmori dio el autogolpe que disolvió el Parlamento. En aquella ocasión, antes de que Osterling pudiera hacer algo, los militares lo mantuvieron cautivo en su propia casa por unos días. Luego de eso se enfrentó abiertamente al régimen dictatorial junto a otros importantes miembros del PPC y otros partidos políticos, e hizo lo mismo con la OEA, organismo internacional que mostró una clara ineficacia como instancia de defensa de la democracia americana.

Fue también decano del Colegio de Abogados de Lima; siendo senador del PPC fue uno de los primeros que advirtió sobre el nefasto futuro que le esperaba al Perú, si Alan García implantaba las políticas económicas que anunció en su primer gobierno.

Resalta también, como si fuese una escena de película, cuando se atrevió a dar un discurso nada complaciente frente al mismísimo Fidel Castro en Cuba en un auditorio repleto de seguidores izquierdistas.

Sin embargo, la vida de Osterling Parodi no se resume en ello, en “Páginas del Viejo Armario”, se pueden ver al joven estudiante cautivado por el Derecho, desde su primera clase, al profesional de leyes que redactó junto a Mario Castillo Freyre el más importante trabajo sobre Derecho de las Obligaciones que se ha publicado en el país y Latinoamérica (nada menos que 16 tomos).

Del mismo modo, vemos al Osterling amigo de importantes figuras como Luis Bedoya Reyes, Mario Polar Ugarteche, Mario Pasco, Jorge Muñiz, entre otros. Al discípulo de hombres insignes como José Luis Bustamante y Rivero; al enamorado, padre y esposo cariñoso, al profesor de Derecho apreciado por sus alumnos, al jovencito amante de los caballos, al dirigente deportivo del Sporting Cristal cuya faceta futbolera muestra una imperdible y deliciosa anécdota; y al personaje por quien –como el mismo lo dice- los dioses jugaron muchas veces a su favor.

No es fácil, en la actualidad, que uno se tope con abogados como Felipe Osterling, que hayan leído a Dante, que conozcan a Caravaggio, Bosco o Goya. Es más sencillo encontrarse con abogados cuya vida se consagre a la frivolidad y el aburrimiento, y sus mayores logros sean ser el amigo del amigo de alguien importante o estar en cenas y cócteles de grandes inauguraciones empresariales.

Al final de todo, la vida de este extraordinario jurista y político es como la de aquellos hombres valientes a quienes no les pesó nunca las responsabilidades en tiempos difíciles, y quienes además tienen la capacidad de detenerse a reflexionar sobre cada situación que les toca vivir para afrontar con entereza las que vivirán. Corona de laurel para el maestro ilustre.

 

 

Puede interesarte

“El abogado independiente”
Opinión
86 vistas
Opinión
86 vistas

“El abogado independiente”

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por: Willy Ramírez Chávarry* Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado…

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
54 vistas
Opinión
54 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
91 vistas
Jurisprudencia
91 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Déjanos un comentario