¿Será un buen momento para vender mi empresa?

13 septiembre, 2017
152 Vistas

Por: Mauricio Olaya*

En los últimos meses se ha vuelto a generar una gran actividad en el marco de las fusiones y adquisiciones locales. Nos referimos a ellas diferenciándolas de otras que se producen a nivel global, pero que incluyen indirectamente activos localizados en Perú (como, por ejemplo, la venta de SABMiller) o que incluyéndolos directamente corresponden a realidades internacionales (por ejemplo, la venta de una empresa totalmente exportadora como Las Bambas) y cuya ocurrencia no obedece principalmente al comportamiento del mercado local. Las fusiones y adquisiciones locales tienen una relación mucho más directa con la situación del país y por ende son afectadas por el entorno económico local.

Dicho esto, como consecuencia de la contracción en el crecimiento de la economía peruana en los últimos años, además de la devaluación de nuestra moneda, los precios de empresas establecidas en ciertos sectores han sufrido una corrección a la baja. En muchos casos estos nuevos valores constituyen un sinceramiento de las expectativas demasiado altas que tenían los vendedores y que habían enfriado el apetito de los compradores.

En este nuevo contexto de valores o precios “sincerados” aparece nuevamente el interés de los compradores que confían en la base de nuestra economía. En este marco, queremos compartir algunos supuestos en los cuales la venta de una empresa podría ser una buena opción para sus accionistas.

El factor común aplicable a la mayoría de los casos que analizaremos es la incertidumbre. Este factor está directamente relacionado a la ponderación del riesgo que tiene el accionista respecto de ciertas circunstancias que a su modo de ver podrían impedirle seguir creando valor o incluso (peor aún) podrían restarle valor a la empresa en el corto, mediano o largo plazo.

Estas incertidumbres pueden tener orígenes diversos, a los cuales nos referiremos a continuación, y constituyen normalmente causas del análisis de la posibilidad de venta de una empresa.

La potencialidad de un conflicto de accionistas.

Esta situación constituye una etapa previa a la existencia de un conflicto y es quizás la mejor oportunidad para tomar decisiones de venta no precipitadas y en medio de un conflicto de accionistas que lo harían más complejo. Algunos ejemplos de potencialidad de conflicto a los que nos podríamos referir son: (i) “escaramuzas” que determinan que entre los accionistas se perciba una pérdida del encanto inicial que condicionó la formación de su sociedad, (ii) el reconocimiento que los herederos de los accionistas no estarán en capacidad de relacionarse con la misma empatía con que lo hacían los actuales, es decir, nos encontramos ante una “guerra avisada” o (iii) una variante de este último supuesto, que consiste en la existencia de un único  accionista que se convence (más allá de protocolos de familia) que sus herederos no se encontrarán en capacidad de interactuar correctamente y prefiere evitar que ello se constituya en una fuente de conflicto, por lo que decide que es mejor dejar como herencia dinero y no acciones. 

Conflicto de accionistas.

La existencia de un conflicto de accionistas genera sin duda incertidumbre con relación al valor de la empresa en el tiempo. Esto como consecuencia de la lentitud o bloqueo en la toma de decisiones, la pérdida de talento, la pérdida de proveedores de financiamiento o de otros socios estratégicos, el incremento de costos impuestos por terceros que perciben un mayor riesgo en la operación de la empresa, o incluso la posibilidad de existencia de medidas legales que puedan interrumpir la administración de la compañía. En este contexto, será muy prudente que los accionistas pongan “cabeza fría” y resuelvan sus diferencias a través de la venta de la empresa a uno de ellos o a un tercero.

Llegada de nuevos competidores.

Sobre este aspecto el accionista debería preguntarse, por ejemplo, si se encontrará en capacidad de enfrentar el arribo de un competidor sin que ello le signifique una pérdida de valor (disminución de ventas, márgenes, participación relevante de mercado, etc.). Como he comentado en otros artículos, este análisis deberá ser mucho más riguroso cuando ese competidor podría ser uno de los pocos compradores posibles. Es importante que los accionistas reconozcan sus limitaciones, sin vergüenza y a tiempo.

Restricciones financieras o de acceso a nueva tecnología.

Las propias limitaciones de caja para enfrentar un Capex que permita mantener, por ejemplo, una participación de mercado o eficiencias operativas por mejoras de tecnología pueden generar incertidumbre. En estos casos, cuando los ratios de apalancamiento constituyen uno de los principales obstáculos, es importante analizar las diversas alternativas relacionadas con la inyección de capital. Si asumimos que el accionista no está en capacidad de hacerlo, la opción de recibir el aporte de un tercero o abrir el capital de su empresa a través de una oferta pública son opciones que deben ser analizadas seriamente. En mi experiencia, son muchas las empresas que han tardado más de la cuenta en tomar estas decisiones y han terminado perdiendo valor.

Crisis política o económica.

Si bien estas circunstancias son las que a primera vista podrían considerarse entre las más usuales para gatillar la decisión de venta de una empresa, en la realidad no siempre ocurre así. Y es que en momentos de crisis política y económica normalmente todos quieren “correr” y en ese contexto será difícil encontrar compradores interesados y, por ende, el valor de la empresa se verá afectado. Lo ideal será mantener la calma e incluso aprovechar el escenario para ubicarse en una posición compradora. A veces es mejor emular aquellos que dicen que es mejor ser conservador en los momentos de bonanza y agresivo en los momentos de crisis. Así se aprovechan las buenas oportunidades.

*Socio de Estudio Muñiz, Ramírez, Pérez – Taiman & Olaya Abogados

 

Puede interesarte

“El abogado independiente”
Opinión
86 vistas
Opinión
86 vistas

“El abogado independiente”

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por: Willy Ramírez Chávarry* Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado…

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
54 vistas
Opinión
54 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
91 vistas
Jurisprudencia
91 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Déjanos un comentario