Importancia de la filosofía del derecho en la formación del abogado

17 octubre, 2017
433 Vistas

Willy Ramírez Chávarry*

Desde la década de los 80, los abogados que día a día litigan y resuelven sus casos en el poder judicial se han vuelto más “codigueros” y apegados a la norma escrita. No obstante, no hacen más que reproducirla tal cual, sin profundizar en ella, pues incluso, se ha perdido la noción argumentativa y el carácter interpretativo de la norma, bajo una perspectiva iusfilosófica, la cual es propia de una sociedad jurídica decadente, que en vez de situarnos en un contexto pensante, nos envuelve cada vez más en una penumbra y sombría entropía.

La pregunta que nos podríamos hacer, es ¿por qué actualmente vivimos en una comunidad jurídica que ha dejado de valorar la importante labor de la Filosofía? ¿Qué ha pasado con los juristas eminentes de antaño, que ahora son solo un vago recuerdo y no vemos la misma calidad de pensadores jurídicos en la actualidad? Para saber el por qué los abogados ya no aplican, ni emplean buenos criterios de interpretación normativa en sus escritos, podríamos decir que esta tiene sus raíces en una mala y paupérrima enseñanza de la Filosofía del Derecho en nuestras facultades jurídicas.

La materia de Filosofía del Derecho, que en vez de ir aumentando sus horas académicas, ahora se ha retirado de los planes de estudios de muchas facultades jurídicas. Un curso vital y elemental para la formación destacada de nuestros futuros abogados, va quedando de lado por emplear cursos capitalistas, que si bien, les proporcionará grandes sumas de dinero o asegurarán sus trabajos en buenas empresas, hacen que no posean nada en el cerebro.  Una de las razones del porqué ocurre esto, se debe a la vacua explicación de «no sirve de nada un curso que nos hable de escuelas jurídicas y pensamiento crítico, ya que todo eso solo queda reducido a un plano abstracto y teórico, más no práctico».

Amparados en esa respuesta, dejan de lado un curso que pueda ser capaz de proporcionarle los mejores y grandes conocimientos de la humanidad, como lo es la filosofía, y en nuestro caso, a los grandes clásicos pensadores del derecho que nos enseñan a como pensar mejor, pues los desechamos y preferimos «lo práctico», «lo que da plata», olvidándonos por completo que no puede existir lo práctico, si no es respaldado por una teoría o pensamiento filosófico que lo formule.

En la vida, el hombre diariamente es capaz de enfrentar y afrontar los problemas que se le ponen al frente, pero ya son muchos los abogados que caen en crisis, quiebran por no tener clientela en sus estudios jurídicos, se endeudan, se atormentan a sí mismos por su frustración, etc.  Bajo la consigna de «el abogado que no litiga, no es abogado», muchos viven en este engaño, olvidándose que el abogado también puede destacar en otros ámbitos y no solo ser el obrero o marioneta del Poder Judicial o Ministerio Público, o haberse quemado las pestañas durante seis años de estudio para terminar colocando sellos en mesa de partes o dando informes en la coordinación de los tribunales. ¿Para esto estudian derecho? Privan la enseñanza de la Filosofía del Derecho, porque la misma sociedad jurídica quiere que el abogado cada día sea menos abogado, piense menos y no se ponga a cuestionar todo lo que puede realmente ser capaz de lograr. La Filosofía del Derecho te enseña a leer de manera crítica y objetiva, pero son los mismos abogados que no quieren leer más de dos o tres carillas, abandonando completamente la teoría o pensamiento jurídico que puedan encontrar en las obras de los grandes juristas, pues no se ponen a pensar que la Teoría del Derecho es una estrategia sólida y convincente para ponerlos –precisamente- en práctica y obtener los resultados que tanto se busca.

Precisamente la Filosofía del Derecho, trata sobre la búsqueda y solución a los problemas que el Derecho posee. Muchos aun piensan que el estudio de la Filosofía del Derecho, solo trata de vanas sendas turbias y confusas de donde no se extrae nada bueno. Pensar así, es vivir equivocado, pues sin la filosofía del derecho, no existirían las constituciones políticas y mucho menos los códigos. La doctrina y el estudio de la Teoría General del Derecho avalan esta postura.

Los abogados quieren aprender cuestiones prácticas y elementales que le ayuden a solucionar los conflictos de intereses que día a día ven, pero se olvidan que la Filosofía del Derecho les puede dar muchas más luces de como regular el comportamiento humano, en base a la norma y en base a la doctrina para obtener un mejor resultado en el caso. Lo que no dice la ley, lo que no se encuentra en el espacio jurídico, se encuentra en los confines del universo iuris, que solamente la Filosofía del Derecho hace que el abogado acceda. No se trata de devorarse un centenar de libros de Filosofía del Derecho para demostrar erudición o soberbia ante los demás, se trata de leer mucha Filosofía del Derecho y saber en qué casos y medidas prudentes, puedo aplicar lo estudiado.

La misma carrera de derecho, sin filosofía, nihil est, porque sin ella, preguntas como ¿qué es la justicia?¿qué es el derecho?¿qué son las leyes?¿qué es el estado? No tendrían razón de ser si se busca en una sociedad sin filosofía jurídica, la aplicación de las respuestas. El buen abogado, debe estar preparado tanto en la parte práctica, para resolver los problemas de los clientes, pero también preparado mentalmente y estar dotado de cultura jurídica. El abogado que aprende Teoría del Derecho, está un paso por delante del simple litigante o “codiguero”, el cual, muchas veces es superado hasta por un simple “tinterillo” que sabe mucho más sobre los códigos y leyes que uno que ha pisado la universidad.

En conclusión, podemos decir que no hay nada de malo en que un abogado se prepare y estudie muy bien sus casos bajo el análisis que hace de los códigos civiles o penales, pero solo el abogado que aparte de hacer lo propio, estudia y se preocupa por ahondar en los terrenos de la Filosofía del Derecho, será aquel que logre superarse –no solo ante otros- sino también a sí mismo.

*Ph.D. Abogado – Doctor en Derecho

Puede interesarte

“El abogado independiente”
Opinión
159 vistas
Opinión
159 vistas

“El abogado independiente”

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por: Willy Ramírez Chávarry* Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado…

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
98 vistas
Opinión
98 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
171 vistas
Jurisprudencia
171 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Déjanos un comentario