“El abogado independiente”

18 noviembre, 2017
160 Vistas

Por: Willy Ramírez Chávarry*

Desde que estudiamos la carrera de derecho, nuestros profesores nos advierten que la profesión  del abogado tiene muchas ramas y campos laborales, por lo que, cada uno de nosotros va aprendiendo una especialidad con la cual dedicará los futuros años de su vida. Sin embargo, lo que muchas veces omiten decirnos los profesores, es que la carrera del abogado, es para ser un profesional independiente, a diferencia de lo que muchas personas pueden pensar ya que la mayoría proviene de hogares donde los padres son los que inculcan a sus hijos a estudiar la carrera de derecho con la finalidad de buscar un buen trabajo en el poder judicial o en alguna institución del estado. Para tratar mejor, sobre la independencia del abogado debemos acotar algunos parámetros que nos demuestren lingüísticamente que significa la palabra «independencia».

Si recurrimos al Diccionario de la Real Academia Española, veremos que el termino  «independencia», está ligado a ostentar la calidad de ser independiente, en otras palabras nos habla de poseer cierta libertad, autonomía y una firmeza plena de carácter. No obstante, rescatamos lo mejor de esta palabra y lo adherimos al adjetivo independiente, el mismo que alude o se refiere a un sujeto autónomo. Esto significa que la persona que se considera independiente es aquella que posee plena libertad, que la faculta para tomar decisiones y acciones haciendo prevalecer sus necesidades, opiniones y derechos. En otras palabras, la persona independiente está dotada de un riguroso dominio sobre todas las actividades que realiza.

Ante todo, es preciso reconocer un factor principal, al momento de calificar a una persona como independiente, mucho más si de un abogado se trata, ya que su ámbito de acción, al igual que las decisiones que elija en su carrera, formarán parte de los requisitos necesarios para seguir el curso del ejercicio profesional que le atañe. Sin embargo, debemos ser más minuciosos y analizar si el concepto de independencia, llega a entenderse como una ausencia de forma que sea plausible con el significado de injerencia, la misma que puede crear vínculos y presiones de cualquier índole, por lo que tiende a influenciar o desviar el ámbito profesional. Si observamos de manera adecuada esta explicación, nos damos cuenta que se subraya el hecho en la que se puedan elegir decisiones relacionados al campo profesional  sin meros reparos.

Dada esta meticulosa explicación, debemos sostener que el abogado llega a cumplir ciertas cualidades, las cuales hacen que su desarrollo profesional se vea involucrado, no solo beneficiando a sus patrocinados, sino también, le ayuda a estar preparado para beneficiar a cualquier miembro de la sociedad. De este modo, diremos que la carrera del abogado, es una de las pocas que existen en el mundo que conserva su independencia, tan solo si el abogado decide trabajar de manera independiente, puesto que el ejercicio de sus funciones, lo hará poder tomar las mejores decisiones sin compromisos ni ataduras.

Por otra parte, el abogado que se caracteriza por ser independiente no solamente tiene la obligación moral de trabajar y esforzarse de manera correcta e idónea, lo cual significa que debe ser honesto consigo mismo, guardando la ética y la compostura que un hombre de Ley debe preservar. Es por ello, que para nosotros, la independencia del abogado es similar a la que un juez tiene en cuanto a su imparcialidad dentro del ordenamiento jurídico. Por más que muchas personas puedan decir que nuestra carrera tenga que ser dependiente de un organismo estatal para poder vivir bien, deben saber que si el abogado independiente es eficaz y asertivo en su trabajo, lograra también poseer una buena economía sin necesidad de recurrir a elementos excedentes. Aquí es necesario recordar que el derecho fundamental que préstamos los abogados, al momento de efectuar la defensa de nuestro patrocinado, se lleva de mejor manera si uno es independiente.

Si el abogado no necesitara de esta independencia entonces no podría informar de manera adecuada a su patrocinado sobre los trámites y el avance del proceso que está ventilando. Recordando también, que un abogado independiente puede poner en juego las acciones u omisiones que tome durante la etapa en que se está llevando a cabo el proceso y para no quedar mal, deberá elaborar una adecuada técnica en la preparación de su defensa, para lograr obtener los derechos que favorezcan a la parte defendida. Es aquí donde vemos que la labor y el ejercicio profesional de nuestra carrera puede llegar a resultar compleja, si es que el abogado no prepara bien su defensa , y para que esto no suceda, el abogado debería trabajar sin presión alguna, en un estudio que requiere el ambiente adecuado para la concentración del caso, y mucho mejor aún, si tuviera los libros y códigos necesarios a la mano para poder consultarlos; de este modo el abogado estará rodeado de poseer total libertad, independencia y seguridad para defender al ciudadano con los valores, conocimientos y criterios ideales que la justicia consigna.

Por todo ello, es también menester que el patrocinado que requiere de los servicios profesionales de un abogado, conozca su reputación y la trascendencia de los casos que ha llevado, para poder ganar su confianza y contarle hasta los más mínimos detalles para su adecuada defensa. De este modo el abogado llega a convertirse no solo en el profesional que ventila su caso, sino también en el confidente y amigo, que es precisamente lo que el patrocinado necesita. Esta es una de las grandes ventajas, que el abogado independiente llega a poseer como una especie de privilegio, lo cual hará que se pueda involucrar al caso de manera más personalizada y fiable, denotando así el crédito de la reputación obtenida y resguardando la solvencia y seguridad jurídica que su digna labor le confiere.

Por último es preciso recordar que el abogado no solamente debe ser un profesional independiente sino que debe ser el más independiente de los hombres tal como nos da a entender el prestigioso maestro y jurista Ángel Ossorio y Gallardo en su famosa obra El Alma de la toga.

*Ph.D. Abogado – Doctor en Derecho

Puede interesarte

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol
Opinión
99 vistas
Opinión
99 vistas

Nexo causal entre el agente y el deportista de fútbol

Opinión - 18 noviembre, 2017

Por Esteban Carbonell O´Brien* Generalidades: En el ámbito deportivo, los futbolistas aportan su mayor esfuerzo para representar lo mejor posible los…

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema
Jurisprudencia
171 vistas
Jurisprudencia
171 vistas

Lavado de activos: alcances del Pleno Casatorio de la Corte Suprema

Opinión - 4 noviembre, 2017

Por: Juan José Díaz Campos* El 25 de octubre se publicó la “Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433” emitida por los…

Usuarios tienen el derecho de elegir libremente al Notario para sus créditos hipotecarios en los bancos, dice Decano CNL
Actualidad
149 vistas
Actualidad
149 vistas

Usuarios tienen el derecho de elegir libremente al Notario para sus créditos hipotecarios en los bancos, dice Decano CNL

Lawyer - 3 noviembre, 2017

El Decano del Colegio de Notarios de Lima (CNL), Dr. Roque Díaz Delgado, afirmó que los usuarios tienen todo el…

Déjanos un comentario